lunes, 5 de octubre de 2015

PROVINCIA DE CASTELLON

Ads by CloudScoutAd Options

EL PLAN DE REGULARIZACIÓN CATASTRAL SIGUE HASTA EL 2016

Hacienda amplía la batida de obras ilegales

 a otra veintena de municipios

Los propietarios de los inmuebles ya aflorados pagarán de media 276 euros más de IBI y otros 740 

de recargo. Con esta fase ya son 63 las localidades inspeccionadas en Castellón y el objetivo es llegar

 a toda la provincia

  • Hacienda amplía la batida de obras ilegales a otra veintena de municipios -
    Hacienda amplía la batida de obras ilegales a otra veintena de municipios -
1
ELENA AGUILAR 05/10/2015
Si vive en Peñíscola, Morella, Benlloch o Xert y tiene una caseta de campo que ha acabado convertida en vivienda o ha construido una piscina sin declararlo, tenga por seguro que en los próximos meses el Catastro llamará a su puerta. El rastreo que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas está llevando a cabo para detectar construcciones no declaradas y, por tanto, fuera de la correspondiente regulación, no cesa y en la segunda mitad de este año ha ampliado la vigilancia a otros 19 municipios de Castellón. Con estas nuevas incorporaciones ya son 63 las localidades que han sido o van a ser inspeccionadas desde que en marzo del 2014 empezara la campaña. Y no serán las únicas. Antes de que acabe el año, el Ministerio tiene previsto aprobar una nueva lista de municipios con el objetivo de tener peinada toda la provincia antes de que finalice el 2016.
La campaña arrancó en España en octubre del 2013, pero no fue hasta marzo del 2014 cuando llegó a Castellón. El objetivo es sacar a la luz nuevas construcciones en parcelas privadas que se habían edificado sin que se hubiera comunicado al ayuntamiento o al catastro; ampliaciones o rehabilitaciones no declaradas como, por ejemplo, construir una nueva planta en un inmueble ya edificado; inmuebles en los que se ha llevado a cabo reformas integrales o, directamente, a los que se ha cambiado el uso; y la construcción de piscinas sin que se haya puesto en conocimiento de las autoridades municipales.
Dieciocho meses después de que se iniciaran las inspecciones, el proceso está empezando a dar sus frutos. Y lo está dando para satisfacción de muchos ayuntamientos, que van a recibir una considerable inyección económica vía IBI y para fastidio de aquellos propietarios que durante años han esquivado los ojos del fisco pero que ahora no se van a librar de su particular catastrazo. Sólo en las dos primeras fases de este plan de regularización (hasta el 30 de noviembre del 2014) y que ha abarcado a 14 municipios de la provincia, entre los que destacan Almassora, Burriana o Orpesa, las inspecciones han hecho aflorar 6.623 inmuebles que hasta hace muy pocos meses eran invisibles para la Administración.
Pero, ¿qué tipo de fraude se ha sacado a la luz en Castellón? Las irregularidades de mayor envergadura, según fuentes del Ministerio de Hacienda, son las nuevas edificaciones (esa casa de apero reconvertida en un chalé o esa finca familiar en la que los hijos han levantado sus casas junto a la de sus padres). Representan un 37% del total. Otro 28% responde a reformas o cambios de uso (por ejemplo cerrar la terraza para sumar otra habitación a la vivienda); un 20% son construcciones de piscinas y el 14% restante son ampliaciones y rehabilitaciones (ganarle unos metros al patio trasero para crear un jardín o una plaza de aparcamiento).

MAYOR FACTURA DEL IBI // Ahora sí estarán en orden, con el consiguiente incremento del valor catastral de la propiedad y su inevitable repercusión en impuestos, cuya cuantía se fija en función del catastro. Según los datos del Ministerio de Hacienda, los titulares de estas 6.623 construcciones ilegales se van a encontrar en el recibo de la contribución de este año con una subida media de 276 euros por inmueble, a los que hay que sumar otros 740 en concepto de atrasos de al menos los últimos cuatro años, ya que más allá de ese periodo se considera prescrito. En total, las arcas de los ayuntamientos incluidos en esta primera tanda de inspecciones se van a embolsar 6,7 millones de euros sólo en concepto de IBI.
En la lista de las casi 6.700 irregularidades detectadas no están todas las que son. Faltan los 19 municipios de la tercera fase (hasta el 30 de diciembre del 2014), las 11 localidades de la cuarta (el proceso acaba el próximo 30 de octubre) y los 19 que se acaban de incorporar y cuyo periodo acabará en julio del 2016. No obstante, se estima de que dentro de un año se habrán regularizado más de 40.000 inmuebles en una provincia en la que se contabilizan algo más de 700.000. H

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PERIÓDICO REGIONAL

Los 42.918 habitantes de los 43 pueblos más remotos tendrán por primera vez transporte público La Conselleria de Obras Públicas da a con...