martes, 16 de junio de 2015

CAMBIO Y FUERA.

ADEUS LUKAS
La fiesta de  la democracia se vivió en toda la península Ibérica, y Segorbe como todos los ayuntamientos no fue ajeno a pasar el bastón de mando de una mano a otra.  Los segorbinos en festejo y con sonrisa a flor de piel recibieron pues al burgomaestre Lic. Rafael Magdalena, y  como el cuento de los hermanos Grimm ya se sabía el final feliz del nuevo mandato, una vez depositada la confianza del pueblo en las urnas. Los nuevos gobernantes hicieron conocer una vez terminados los comicios la intención de quitarle la silla al todo poderoso Lic. Rafael Calvo, quien terminada la jornada democrática había hecho conocer por los medios el descalabro en las elecciones municipales  la pérdida del sillón y la mayoría del concejo municipal.





Si había vecinos que no son brujos que vaticinaron  la derrota de los azules, y la entrada de los rojos.  Se venía cocinando en encuestas nacionales y locales, lo que a muchos no les cogió por sorpresa el asalto a la casa consistorial del omnipotente y omnipresente Rafael Calvo. La gente no es que sea malagradecida con el ex-alcalde Calvo, si bien es cierto en los últimos 10 años la ciudad ha mejorado notablemente, lo que si no es cierto es que no haya habido dinero para hacer obras y mantener la ciudad en condiciones normales, ya que los impuestos y las multas no se dejan de pagar. Igualmente ha tenido un equipo del mismo partido de gobierno de la comunidad valenciana donde las ventajas de Segorbe sobresalen a los demás pueblos.
La gente que demostró mayoría de cambio estaba hastiada y cansada no tanto de las denuncias y la corrupción vista por televisión; la gente quería un cambio porque el ayuntamiento ya venía arrastrando una dictadura de 20 años  donde  los medios de información se habían convertido en   medios de desinformación, habían perdido la profesionalidad y decían solo lo que el burgomaestre ordenaba.  Igualmente los subalternos, concejales y equipo de gobierno se habían convertido en Dioses y en algunos casos la ley  solo  para el más tonto. No caminaban, levitaban. Ya habían empezado a gozar con el dolor ajeno; la  prepotencia y la mentira  era el pan de cada día y los abusos de poder eran ya la comidilla del pueblo en los corrillos de esquina; les falto humildad y untarse de pueblo. Y como dijera el cuento, adeus Lukas.


Por: Alexander Muñoz/Segorbe Sp/junio 15 de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SEGORBE

El Partido Popular de Segorbe se posiciona de nuevo a favor de la dictadura Una vez más los populares de Segorbe se han decantado po...